La historia de las Fiestas de Gracia

La historia de las fiestas de Gracia el origen, es la historia de su gente. Es una exposición durante siete días, de las virtudes, las bondades, los valores y en definitiva la esencia de lo que en su día fue una villa independiente, y actualmente es un barrio de la preciosa ciudad mediterránea de Barcelona.

Fiestas de Gracia
Fiestas de Gracia

Si uno se pregunta que es, y que significa Gracia, no tiene más que darse un paseo del 15 al 21 de agosto por sus calles. Si además de admirar su preciosa decoración, uno se deja llevar y se guía solo por sus sentidos entonces descubrirá la verdadera esencia de un barrio tan singular como el de Gracia. Antaño pueblo y villa independiente, y hoy uno de los distritos más atractivos y de moda de la ciudad condal.

Primeras referencias históricas

Las referencias más antiguas sobre esta celebración, datan de 1817 en un anotación en el libro “Muralles Enllà”, del historiador Frncesc Curet. Este cuenta que hubo un celebración el 15 de agosto de 1817. En la cual se realizó una procesión festiva con efecto de devolver la imagen de la Madre de Dios que permanecía escondida en la Masía Can Trilla, protegida de la posible destrucción del convento de Jesús, de donde era originaria, durante la Guerra del Francés. Empezaba a escribirse la historia de las Fiestas de Gracia.

Los vecinos de Gracia realizaron bailes y meriendas populares para celebrar el retorno de la imagen a su emplazamiento original. Y se decidió hacer una fiesta cada 15 de agosto para rememorar este evento.

Fiestas de Gracia
Fiestas de Gracia

También se dice que ya anteriormente se celebraba el 15 de mayo que era la festividad de San Isidro, patrón de la villa y de los agricultores. Esta anterior celebración se originó tras el derrumbe del convento de Jesús y el posterior traslado de los monjes al convento “dels Josepets”.

Sin embargo los actos acontecidos en la Masía de Can Trilla, en honor a la Virgen de Agosto, el 15 de agosto, convirtieron esta y no la anterior celebración en la principal fiesta de la villa. El Diario de Barcelona empieza entonces a publicar con regularidad la información que avisaría de la celebración de la Fiesta de Gracia cada 15 de agosto. Esta fiesta se repitió al año siguiente, y los siguientes también. Su progresión fue en aumento año tras año, hasta que se decidieron trasladar los actos festivos de la villa definitivamente a esta fecha de la que ya no se movería más.

Evolución de la historia de las Fiestas de Gracia

En un principio la fiesta conservó su carácter religioso, derivado de la original celebración de los actos de la Masía de Can Trilla. Pero con los años empezaron a surgir y a sumarse al evento asociaciones vecinales, que con el tiempo acabarían por convertirla en una celebración laica.

Fiestas de Gracia
Fiestas de Gracia

Es precisamente este impulso conjunto, solidario y vecinal, el que le daría a la fiesta una progresión imparable, hasta llevarla a cotas de popularidad enormes lo que la convirtió en uno de los principales eventos de la ciudad. Los vecinos comenzaron a realizar bailes durante esa semana, y a decorar y engalanar sus calles por donde había de pasar la procesión. Esas primeras decoraciones estaban echas con ornamentos vegetales, simulando los salones de baile de la época. Eran los cimientos de una de las grandes señas de identidad de la fiesta.

La decoración de las calles

Hacia 1890 la tradición de decorar las calles se transforma. Aunque había nacido con carácter religioso, con los años la inclusión y legalización de las asociaciones vecinales, la habían convertido en una fiesta laica. Así que las calles empezaron a adornarse con motivos más festivos y artísticos, un poco como alternativa pagana de las enramadas del Corpus. Esta tradición, no hace falta decir, que se ha convertido en uno de los sellos más distintivos de esta singular fiesta, y en su tal vez seña de identidad más conocida y famosa.

Fiestas de Gracia
Fiestas de Gracia

Esta tradición sufrió un gran descenso en su actividad a finales de la dictadura, en los años 70 cuando solo se decoraron 4 o 5 calles. Pero con la muerte del dictador y el principio de la democracia recuperó su esencia hasta llegar a su etapa de mayor esplendor.

Tanto fue la popularidad y aumento de la Fiesta de Gracia que a principios del siglo XX, se habla de más de 100 tramos de calles engalanadas por comisiones de vecinos independientes. Sin embargo fruto de toda esta cantidad de comisiones vecinales independientes, nace la necesidad de organizare todas conjuntamente bajo una entidad.

El nacimiento de la Federación

Esta fue La Federación de Comisiones y Asociaciones de la Fiesta Mayor de Gracia, presidida por Gaspar Ribé i Carbó. Así con esta entidad, pueden realizarse conjuntamente los actos centrales y editar un solo programa donde aparecieran todas las calles que estaban decoradas, con cada una de sus programaciones.

La consolidación y popularidad de la fiesta vivieron su momento álgido en 1997, cuando la Generalitat de Catalunya cataloga la Fiesta Mayor de Gracia como fiesta patrimonial concediéndole el distintivo de Fiesta Tradicional de Interés Nacional.  

Un vecino cualquiera

Para entender la historia de las Fiestas de Gracia, era importante, narrar cual fue su origen, y las peripecias a lo largo de los años que la han llevado a lo que es hoy. Pero pienso que esto es solo una parte. Otro enfoque y otra perspectiva necesaria, es la visión personal. La experiencia y vivencias de alguien que ha vivido esta celebración desde que nació. Me explico, me refiero a que creo que no hay nada que transmita mejor que es y que significa esta fiesta que el testimonio y la visión que tiene de ella alguien nacido en el barrio, que haya crecido entre sus calles Un vecino cualquiera sabe mejor que nadie, cual es el sentimiento y la esencia de esta celebración.

Y después de varios días debatiendo en mi fuero interno, y aunque mis propias convicciones me aconsejan que el camino a seguir es ser siempre objetivo, profesional e imparcial. Por una vez, y solo una, voy a saltarme mis propias reglas. Pues no conozco un vecino de mayor confianza ni testimonio más cercano que un servidor.

Fiestas de Gracia
Fiestas de Gracia

Yo nací en Gracia, y aunque los avatares de la vida me hayan llevado lejos, siempre será mi barrio. Pasé mi infancia, mi adolescencia y los primeros años de la edad adulta entre esas calles. Viví todas las Fiestas de Gracia de los 80, 90 y primeros años del nuevo milenio. El abajo firmante no pretende hacerse protagonista de nada, ni hacer de su visión la única perspectiva fiable para entender esta celebración. Si acaso aportar un punto de vista diferente, plasmar en palabras las vivencias de un vecino cualquiera del barrio que nació y creció entre esas calles y sus fiestas. Así pues os contaré que son, y que significan las fiestas de Gracia para mi.

Una reflexión personal

Todos los años he tenido la misma impresión, y para mí, el significado y sentido de esta festividad que tiene mas de 200 años, siempre ha sido la misma. Diría que es el resumen en 7 días de todo lo que es el barrio de Gracia. Una impresionante explosión de creatividad y de color es cierto, pero eso no es todo, es mucho más. La comunión vecinal que se vive en esos días y en los meses previos, es la verdadera esencia del barrio.

La solidaridad de sus gentes, el trabajo desinteresado, el sacrificio, el no haber nadie más que nadie ni por encima de nadie. Las comidas vecinales, o los “sopars de germanor”, la unión de todos los vecinos y habitantes en un todo, comprometido y solidario. Las ganas de aportar, ayudar y contribuir cada uno con su granito de arena. No importa cuanto o quien aporta más, solo es importante que somos todos.

Fiestas de Gracia
Fiestas de Gracia

El orgullo de pasear por nuestras  calles disfrutando del trabajo solidario y desinteresado de varios meses, y sonreír al ver las caras de sorpresa y admiración de los turistas y visitantes, y decirnos a nosotros mismos, si, todo esto lo hemos hecho nosotros, todos. Es una huella imperceptible, pero imborrable, que hace que uno allí donde viva, siempre sea de Gracia.

Conclusión

A este pueblo que llegó a ser villa independiente lo aupó su gente, agricultores, artesanos, obreros, trabajadores al fin y al cabo, que hicieron de este valle de campos de cultivo la ciudad y el barrio que es en la actualidad.

Y esta celebración no es mas que la representación artística, cultural y festiva de todos los valores y esfuerzos que durante años sus habitantes dedicaron para que Gracia sea lo que es hoy. La historia de las Fiestas de Gracia en resumen, son la representación artística de nuestro propio Big Bang.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo?

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Sergio Bachs

Sergio Bachs

Devorador de libros, apasionado de la historia y redactor/editor en Tour Historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *