La Puebla de Híjar

Los primeros indicios de población de La Puebla de Híjar son un Taller de Silex situado en el Cabezo Redondo. Pero, las primeras evidencias de civilización son el hallazgo de una inscripción sobre la ciudad íbera de “Osicerda”. El hecho de que esté escrita en latín es una clara muestra de la evolución de la ciudad íbera “Usekerte” hasta la romanizada “Osicerda”.
A principios del siglo XIII, La Puebla de Híjar forma parte de las propiedades del Señor de Urrea con el nombre de La Puebla de Gaén o de Gayén, y sus habitantes eran musulmanes.
En el año 1268, el rey Jaime I hace un intercambio de tierras con el Señor de Urrea con el fin de entregárselas a su hijo natural, Pedro Fernández de Híjar para el que creará la Baronía de Híjar, dentro de la cual se encuentra La Puebla de Gaén.
Es entonces cuando el nombre del pueblo cambia al de La Puebla de Híjar. Poco después se concede al Barón de Híjar el título de Duque, y se funda el Ducado de Híjar cuyos habitantes siguen siendo musulmanes, como demuestran los datos del Censo que, en 1495, encargó Fernando el Católico. Posteriormente fueron obligados a bautizarse y se convierten en moriscos.
Felipe III, en 1610, decreta la expulsión de los moriscos de España, y en La Puebla de Híjar quedarán unos 27 habitantes. Debido a la necesidad de hacer productivas las tierras, el Duque de Híjar repuebla la zona, trasladando gente de otros lugares y concediendo a cada familia una casa, un corral, una porción de terreno agrícola de regadío y otro de secano.
Con Fernando VII, siglo XIX, con la implantación de las ideas liberales de la Revolución Francesa, se produce la desamortización de los señoríos, tanto laicos como de la iglesia, y los pueblos pasan a tener Ayuntamiento que los gobierne.
Mas información:La Puebla del Hijar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *