Los sacrificios con niños expuestos a rayos de los Incas

Los sacrificios con niños expuestos a rayos de los Incas. La Capac Cocha era una de las fiestas más importantes del calendario inca. Se realizaba entre abril y julio en honor de Viracocha, el Dios Creador. Y entre sus rituales incluía el sacrificio de niños procedentes de todo el Imperio. Los arqueólogos conocen una docena de lugares en Perú, en la cima de montañas o volcanes, donde los sacerdotes actuaban.

Los incas creían que, en el momento del sacrificio, los niños se convertirían en intermediarios entre dioses y personas. “Los incas consideraban a los niños puros e intactos; se suponía que su estado facilitaría persuadir a los deidades para que tomaran decisiones específicas”, explica el bioarqueólogo Dagmara Socha, del Centro de Estudios Andinos que la Universidad de Varsovia tiene en Cuzco.

Este investigador lleva años estudiando los restos encontrados en diferentes emplazamientos. Este año, por ejemplo, se ha centrado en el análisis de los despojos hallados hace décadas en la cima de los volcanes Ampato y Pitchu Pitchu. Cuando el doctor Johan Reihard los encontró, estaban sentados en plataformas de piedra que parecían cuadrados rectangulares.

Actualmente se guardan en cámaras frigoríficas en el Museo de Santuarios Andinos y algunos están muy bien conservados en forma de momias. La cuestión es que los análisis realizados han indicado que estos niños sacrificados venían de diferentes partes del imperio, aunque los científicos aún no saben cuál fue la clave para su selección.

craneo_inca_1
El cráneo de una niña sacrificada había sido deformado de forma deliberada (Dagmara Socha)

Ciertamente tenían que tener algunos rasgos excepcionales, como la belleza o la ascendencia”, dice Socha en un comunicado. En el caso de una de las chicas cuyos restos fueron encontrados en una plataforma en Pichu Pichu, los investigadores notaron una deformación deliberada de la cabeza, que se alargó.

Se sabe que esta práctica no se usó en las montañas, sino en las tierras bajas, la parte costera del imperio inca. Esto puede significar, sugiere el bioarqueólogo, que la niña fue tomada de una familia que vivía en una región muy distante. Además, sus dientes tenían cambios visibles en la estructura del esmalte, en forma de una línea claramente diferenciada del resto de los dientes.

Estas huellas ocurren en personas que experimentaron hambre en algún momento de sus vidas. También pueden formarse como resultado de otras razones que interrumpen su desarrollo, por ejemplo, un estrés muy fuerte. En el caso de los restos examinados de la pequeña, se sabe que esto ocurrió alrededor de los tres años.

”Supongo que fue entonces cuando se llevaron a la niña, la separaron de sus padres y la transportaron hasta Cuzco, la capital del imperio inca, donde fue preparada durante tres años para ser sacrificada en la cima del volcán”, apunta Dagmara Socha. Algunos de los restos de seis niños examinados fueron momificados. Pero no todos ellos.

Algunos están mal conservados, y algunos tienen marcas de quemaduras. El experto polaco explica que los incas erigieron plataformas de sacrificio en lugares expuestos a los rayos. Hay muchos indicios de que un rayo golpearía las plataformas repetidamente. Es por eso que los tejidos blandos y la ropa que llevaban los niños en el momento de la muerte no han sobrevivido hasta nuestros días.

”Para los incas, una persona alcanzada por un rayo recibía un gran honor: un dios había expresado interés en esa persona”, agrega. El concepto del rayo también está respaldado por el hecho de que el suelo alrededor de los restos se cristalizó.

La investigación no incluyó desenvolver las momias, sino todo lo contrario. Los científicos se esfuerzan por minimizar la interferencia en los restos. Para determinar su contenido, utilizaron rayos X para hacer radiografías. Gracias a esto, se ha visto que los niños estaban acompañados por objetos de metal o madera como batas de oro o copas rituales.

También había otras decoraciones como, por ejemplo, un tubo de oro o pétalos. Dagmara Socha asegura que se han encontrado objetos muy similares en momias descubiertas en Argentina. Esto significa que el conjunto de objetos depositados con los niños fue similar en todo el gran imperio inca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *