El pararrayos de Benjamín Franklin

El 15 de junio de 1752, una cometa surcaba los cielos en un día de tormenta. Aquel curioso experimento y temeraria demostración, dieron lugar a uno de los inventos más prácticos y conocidos de la historia. El pararrayos de Benjamín Franklin.

Que sabemos del Benjamin Franklin inventor?

Bien es sabido que Benjamín Franklin, ( Boston 17 de enero de 1706- Filadelfia 17 de abril de 1790), fue un gran político, y sobretodo uno de los padres fundadores de Estados Unidos. Es posible que algunos sepan incluso, que también fue impresor, y escritor. Trabajó en el considerado primer periódico realmente independiente de las colonias. El New England Courantfundado por su hermano, donde escribió sus primeras obras con el pseudónimo de Silence Dogood. Pero lo que quizá muchos no sabrán, es que además fue un gran científico e inventor.

Benjamin Franklin
Benjamin Franklin, fundador de los Estados Unidos.

Su obra fue prolífica, y además del citado pararrayos, invento también el llamado horno de Franklin o chimenea de Pensilvania (1744). Un artilugio metálico que mejoro las chimeneas tradicionales, haciéndolas  más seguras. Las lentes bifocales, para su propio uso. Un humidificador para estufas y chimeneas; uno de los primeros catéteres urinarios flexibles, para tratar los cálculos renales de su hermano John. El cuentakilómetros, cuando trabajaba en la oficina postal, las aletas de nadador, la armónica de cristal, etc.

Estuvo muy interesado en las corrientes oceanicas calientes de la costa este de América del Norte, y fue el primero en describir la corriente del Golfo. En 1756 fue elegido miembro de la prestigiosa Royal Society, y en 1772 la Academia de las Ciencias de París le designó como uno de los más notables científicos vivos no franceses. También fue miembro esporádico de la Sociedad Lunar.

Nos complace informarles que un reciente experimento con utensilios cotidianos como una cometa y una llave, han permitido demostrar con éxito la semejanza de la materia eléctrica con la del rayo. Benjamín  Franklin, Pensilvania Gazette.

El pararrayos de Benjamin Franklin

Cabe destacar que Benjamin Franklin no invento la electricidad, puesto que este fenómeno natural ya se conocía al menos desde el antiguo Egipto. Sin embargo era una materia de gran interés por su parte y para la sociedad científica en general, la electricidad estática era ya una materia de estudio a partir de la década de 1740. Dicho interés en la electricidad fue debido al regalo de un amigo suyo, el botánico inglés Peter Collinson, el cual consistía en un simple tubo de cristal que se cargaba de electricidad al frotarse.

No obstante, era aún una incógnita si la energía que liberaban las nubes en forma de rayo eran descargas eléctricas. Se sospechaba y se investigaba al respecto, pero sin conclusión ninguna ni demostración que lo confirmase. Así es que Benjamin Franklin se propuso llevar la teoría y sus sospechas a la práctica, ideando un experimento tan sencillo como temerario. La idea partía del tubo de cristal de su amigo Peter Collinson, solo que en lugar de frotar el tubo de vidrio para producir electricidad, trataría de conseguirla atrayendo un rayo.

Para tal efecto uso una cometa con esqueleto metálico y una vara de metal en la parte de arriba atada a una cuerda, y en el otro extremo anudo una llave. Finalmente hizo volar la cometa en un día de tormenta demostrando a los allí presentes que la llave se cargaba de electricidad, con lo cual quedaban probadas sus sospechas, demostrando que las nubes estaban cargadas de electricidad, y por tanto los rayos inequívocamente eran descargas eléctricas.

Las conclusiones del experimento

Esta improvisada y peligrosa demostración, no obstante, le permitió hacer otra reflexión. Y esta era que al mismo tiempo había ideado una forma de poder desviar los rayos eléctricos, canalizándolos a través de un hilo conductor, para finalmente desviarlos a tierra. Había nacido el pararrayos de Benjamin Franklin.

Un artilugio que pondría fin a las temidas e imprevisibles descargas eléctricas, librando a los hogares y edificios en general de terribles incendios y demás catástrofes causadas por estos. Un invento tremendamente eficaz e indispensable en cualquier edificio, y que años más tarde perfeccionaría el gran Nikola Tesla.

La perseverancia es una de las cualidades más importantes en el logro de los objetivos que cada persona se marque en la vida. Es lo que hace que no decaigamos ante la adversidad, superemos los baches del camino, y avancemos sin temor a los cambios.Benjamin Franklin.

 

El legado

En definitiva, a través de un invento, y de una efemeries de 267 años, estamos hablando de uno de los grandes prohombres de la historia. Político, escritor, científico, inventor, humanista y fundador de los Estados Unidos. Su legado perdurará por siempre, y la magnitud de sus logros seguirá llenando páginas de libros. Un testimonio gráfico impagable que permanecerá en el tiempo para seguir inspirando a las próximas generaciones.

 

Autor: Sergio Bachs

¿Te ha parecido interesante este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

 

 

 

Sergio Bachs

Sergio Bachs

Devorador de libros, apasionado de la historia y redactor/editor en Tour Historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *